lunes, 12 de diciembre de 2011

So may the sunrise bring hope where it once was forgotten.


Una pequeña manía que tengo cuando indago videos en Youtube ya sea de canciones aun por descubrir o simplemente canciones que ya conozco es leer parte de los comentarios que la gente escribe en el tablón.
Tantas personas diferentes, tantas vidas que merecerían la pena ser escuchadas; me imagino a la persona que escribe ese comentario lanzando ese grito de esperanza o desesperación en la red. Una manera de brillar aunque solo sea un pequeño instante en un mundo cada vez más informatizado donde las relaciones directas y desde luego mucho más humanas parece que han dejado de importar.
Es cierto, esos comentarios no son sino otra manera de imaginarte una vida diferente a la tuya, a mi me encanta hacerlo.
Me devuelve un poco la perspectiva en el mundo y en la realidad, me recuerda que todos somos especiales.
Que cada uno de nosotros tenemos nuestras manías, nuestras alegrías y desilusiones.
La canción que dejo aquí arriba ya la había colgado en el blog una o incluso más veces (este grupo me toca la fibra sensible sobremanera) y hoy volví a rescatarla para mis oidos en la red y me llamó la atención un comentario de un usuario llamado ''hillsidee09'' que simplemente dice: This song saved me from killing myself.
Reconozco que el corazón me dio un vuelco durante un instante imaginándome a esa persona anónima dentro de los casi 7 mil millones que somos (wow...); quizás con lágrimas en los ojos, esbozando una sonrisa tras superar un enorme vacío existencial con el enorme milagro de la música o simplemente pletórico, lleno de tranquilidad escribiéndolo. Un susurro que ahora estoy orgulloso de compartir con vosotros.
Esa persona no está sola.

No hay comentarios: