sábado, 24 de diciembre de 2011

Destellos.


Son en esos momentos cuando te replanteas la vida otra vez; un circulo vicioso que se repite desde tu niñez pero sabes que en algunos de estos plantamientos tiene que haber uno real y lo suficientemente valioso como para luchar por el.
Son estos momentos en los que miras al mar y escuchas. Sientes como baten las olas contra las rocas.
Después de una noche donde el exceso ha corrido y a pasado por tu garganta y te juras que algo tiene que cambiar mientras en tu interior algo te dice que no, que es mejor así. Y algo esta cambiando aunque no lo notes. Es navidad, unas fechas que no te gustan pero las aceptas porque la vida sigue para todo el mundo incluso para ti. Que ahora pisas charcos donde se refleja el mundo que te habías cansado de ver pero que por instantes vuelve a alumbrar. Al sonido que tiene el silencio.
A los coches perdidos en un mar de luces, y simplemente respiras y sientes. Tienes frio y tu respiracion se entrecorta pero da igual porque sonries; la noche ha sido buena y siempre hay motivos para alegrarse aunque a veces no lo parezca.
Has estado con esa gente que siempre ha permanecido ahí y lleva contigo tanto tiempo que a veces olvidas lo que te quieren. Explotas sin saber porqué pero lo haces y ahora te paras a pensar con perspectiva mientras el alcohol abandona tu sangre poco a poco y te das cuenta de que sin ellos no serías nada. Son esos momentos cuando piensas quien eres. Cuando piensas en la rutina que sigues y te ha destrozado como una mera etapa que pasará sin más y la recordarás pletórico de experiencia al haber superado al miedo gracias a nuevas palabras tranquilizadores y nuevas perspectivas.
Piensas lo afortunado que eres teniendo dos piernas que caminan aunque sean dando ''eses'' por un paseo largo y precioso que últimamente me acompaña y ya le tengo cariño; envuelto por el frío y arrollado por el sonido del mar que siempre te ha arropado.
Es el paseo de siempre, pero diferente. Hace frío y no lo siento.
Entonces tomas consciencia y recuerdas que es nochebuena y sientes que hay mil razones para sonreir.

No hay comentarios: