viernes, 16 de diciembre de 2011

And headed straight... into the shining sun.


Lo consiguen.
Consiguen ponerme el pelo de punta antes de que mi cerebro reaccione.
Consiguen que reviva momentos de mi vida como si de un flash-back se tratase y pueda estar allí como en el mismo instante que estos nacieron; moviéndome, respirando, sintiendo. Volviendo a la vida.
Consiguen que crea en mi mismo cuando las luces se apagan.
Consiguen hacerme llorar de felicidad cuando el mundo cada vez me da más tristeza.
Consiguen que vea esperanza en instantes pequeños que lo cambian todo.
Consiguen tranquilizarme y pensármelo dos veces.
Consiguen hacerme sentir lo que ninguna persona humana me ha podido dar jamás.
Consiguen que vuele con los ojos cerrados y no tenga miedo.
Nos entendemos y gracias a ello hemos hecho un pacto.
La diferencia de la música hecha con el corazón y la que no es que esta perdura, vive para siempre en el aire y en nuestras mentes. Recordándonos de que cualquier momento pasado fue mejor; y porque no, dándonos esperanza para un futuro que jamás sabremos que nos deparará pero gracias a estas notas sabremos que no será tan malo.
Porque estamos escuchando.

1 comentario:

Lunnaris dijo...

Sé lo que es, muchas gracis por haberlo plasmado, leido así suena incluso más bello de lo que aparenta en primera estancia.


Un placer volver a leerte. :)