martes, 29 de marzo de 2011

[.]

Con la cabeza hundida por la verguenza y los rayos de sol me encaminé a casa.
Escuchando el movimiento de la ciudad que despertaba y el corazón que lentamente se iba apagando por la incertidumbre del que vendrá tras unas horas y la merecida resaca que mi mente se imaginaba cuando volviese a abrir los ojos de la cama que esperaba sin juzgar, otra vez.
Los chicos iban a clase, los autobuses iban y venían cumpliendo sus horarios y toda esa locura italiana se me mostraba en su máximo esplendor en torno a los ocho de la mañana.
La gente tomaba su espresso a toda prisa para no perder tiempo, miradas de curiosidad iban y venían, otras asemejaban críticas mordaces del tipo ''de donde vendrá''.
Con un dedo lexionado aun empapado por la sangre que me recordaba el exceso y el cuerpo lleno de magulladuras y dolores; tras litros y litros de vino y otras mierdas, unas cuantas risas y unos cuantos llantos, comencé a recordar una noche que poco a poco finalizaba, igual que toda esa matinal bruma umbra que ahora se disolvía entre cipreses y valles.
No quiero mentir, los rayos de sol creo que ayudaron a recordar y a dar un poco de lucidez a toda esa basura que volaba en mi cabeza de un lado para otro como todos los malditos días.
Y como siempre, no saqué nada en claro a parte de estar en guerra conmigo mismo desde hacía una buena temporada.
Finalmente mi cuerpo ganó a la mente y todo cedió por su propio peso.
Toda aquella ciudad, pinceladas de experiencias y retazos de luchas personales no me dio la espalda, simplemente me observaba en silencio mientras acabado abría la vieja puerta de casa con la esperanza de encontrar asilo entre las sabanas y el silencio que otorga el sueño sin sueño.

jueves, 24 de marzo de 2011

[Dies Irae]

¿Qué se debe hacer cuando has perdido la noción del tiempo?

[Ouroboros]

Simplemente cerrad los ojos y dejaros llevar.
Me hubiera encantado estar en la mente del compositor de este tema. Sentir lo que el sentía en el momento que sus dedos escribían la siguiente nota. Una vivencia melancólica, extrema y sentida; representada de la manera más pura y clara.
Esta canción va más allá. Habla de existencia. De las cosas que por su propio peso caen y vuelven a nacer. De un ciclo infinito que jamás se termina.
De lagrimas que caen y se ciclan con el mundo que gira y nunca se para.

martes, 22 de marzo de 2011

[Reservoir Mutts]

Hace mucho tiempo, cuatro amiguetes de toda la vida con intereses comunes (Historia, Música, Videojuegos, Rol, Literatura, Cómics, Cine...) hablábamos siempre de hacer un blog entre los cuatro donde exponer nuestras vivencias, preocupaciones y dar rienda suelta a todos nuestros frikismos y compartirlos con el mundo.
Hace apenas una semana, tras muchas jarras y noches de deliberación y despiporre, muchos intentos fallidos en forma de ''está vez sí que sí'' al fin el blog ha sido creado.
Como no podía ser de otra manera os pongo el link, a ver que os parece.
De primeras ya tenemos algunas entradas hablando de la actual situación de Libia, otra de Cómics, y unas criticas a algunos estrenos de cine.
Disfrutadlo.
http://reservoirmutts.blogspot.com/
Los autores del Blog (de izquierda a derecha: Jackbast, el menda, Nach y Kaiman)

domingo, 20 de marzo de 2011

[Sin miedo]

Me habló de mundos perdidos antaño bañados por la luz de tres soles.
De antiguos santuarios en medio de vastas montañas donde decenas de religiones convivían en armonía.
De atardeceres que se sucedían una y otra vez mostrando la belleza y la simpleza de las cosas.
Reflejos multicolores que nacían de las estrellas saciando la sed de las almas que abajo, en la bóveda dorada, esperaban con alegría el momento de reunirse en las vías superiores donde la felicidad tenía forma de nacimiento y primavera.
De noches bañadas por auroras boreales que jugeteaban con las lágrimas de los recuerdos que antaño se sacrificaron por el bienestar.
Ellos volaron juntos sintiendo todas esas cosas, eran dos y al mismo tiempo uno.
Se alejaron de lo conocido y se adentraron en el paraiso de ellos mismos, en regiones resplandecientes donde nada había que temer.
Y allí perdieron el pudor y el vértigo a conocerse.
Allí, volvieron a nacer.

sábado, 19 de marzo de 2011

viernes, 18 de marzo de 2011

[Avistando la tierra]

Aquel dragón observaba desafiante a todo aquel infierno que quería arrebatárselo todo.
La fuerza del agua llevada por el gelido viento del norte chocaba poderosa con la proa de aquel recio barco de madera agarrándolo con fuerza; con la esperanza de arrastrarlo al mismisimo Niflheim y ocultarlo para siempre de la luz.
Él seguía allí, impasible y tranquilo, desafiando a los mismísimos Æsir y toda su furia.
Agarrado a aquellas duras cuerdas firmes sentía la lluvía y toda aquella espuma que se le colaba entre la ropa y la humedecía su trenzada barba.
Esperaba tranquilo el momento de llegar a tierra y desenvainar la espada heredada de su difunto padre que ahora brillaba con tonos grises uniéndose al panorama desolador que transcurría a su alrededor pareciendo no importarle.
Los demás aguardaban en silencio. Alguno pensaba en la forma más bella de morir y en como debía ser el Valhalla del que tanto se ha escrito.
Acariciaban sus hojas preparadas para matar y servir, contaban para sus adentros el numero de rayos que Thor lanzaba, una especie de señal que ellos veían con esperanza.
''Cuantas más veces se ilumine el cielo mayor probabilidad de victoria'' - pensó él.
Y el agua siguió batiendo el drakkar mientras ellos volvían a triunfar.
Esta vez no morirían en la mar, hoy no.

jueves, 17 de marzo de 2011

[Entre dos mundos]

Hoy las lagrimas caen con calma.
Se deslizan por mis mejillas con dulzura, dejando un rastro de imagenes claras y puras. Con ellas va encerrado el sonido del mar y la brisa.
Los largos paseos fundidos entre el atardecer y la calma del faro que siempre ilumina, que nunca se apaga. Que siempre me recuerda cual será mi hogar.
En la lejanía creo oir risas, jarras que por arte de magia desaparecen calentando nuestras gargantas y enloqueciendo nuestras noches.
Puertas que nos sirven para escapar de una vida que algunos de nosotros no hemos aceptado y nos negamos a sentir de la manera más mundana.
El dolor y los malos recuerdos van agarrados de la mano con los buenos y las lágrimas de los que ya han pasado. De los que han quedado atrás.
Con las lecciones que nos han ayudado a crecer y a dar los matices de lo que ahora somos. Cimientos de intensidad. Amasijo de recuerdos. Amores y retazos con diferentes grados de alcohol.
Quizás la lluvia que muere ahora contra el cristal de mi habitación es una señal que llega desde esas tierras adornadas con el sonido del violín y me hace sentir como en casa.
Hoy es San Patricio y nunca había vivido este día con tanta intensidad. Con tanta, como decimos los galegos, ''morriña''.
Lejos de casa todo se ve diferente. Incluso el cielo es distinto aquí.
Pero esta lluvia... simplemente me incita a soñar, a cerrar los ojos y respirar el olor a piedra mojada del Obradoiro. A escuchar esa música que protege mi vida mientras fuera todo sucede de otra manera, mientras las esperanzas mueren y nacen de nuevo chocando contra las rocas de la playa.
Y todo vuelve a empezar, otra vez.

[¡Feliz San Patricio!]

Tal día como hoy, 17 de Marzo, se celebra el día de San Patricio, santo patrón de Irlanda. Esta fiesta se celebra en todas partes del mundo incluso (como es el caso) por gente que no tiene ascendencia irlandesa.
Galicia, por semejanzas paisajísticas, climáticas y una larga y milenaria cultura popular (no celta pero si castrense) con nuestro vecino norteño irlandés, celebra este día con alegría y algunos frikis como mi grupo de amigos como si fuera el último día de fiesta de nuestras vidas.
Hoy los brindis van por vosotros, los que estáis en la ciudad iluminada por el faro y los que estáis en la bendecida por el apostol.
¡Feliz día de San Patricio! ¡Slaínte!

lunes, 14 de marzo de 2011

[Noches en vela]


Ya son muchas las noches en las que no consigo conciliar el sueño.
Me tortura algo, y no sé el que.
Quizas sea un vacio extraño que ni crece ni disminiye, que lleva conmigo cerca desde hace bastante tiempo.
Un sentimiento nuevo que con el paso de los dias se ha convertido en un nuevo compañero.
Sigue ahi, tranquilo; no me da preocupaciones ni me decepciona, más me llena por dentro con toda su soledad y me impide conciliar el sueño.
Pienso en miles de cosas y en ninguna en especial.
Todas me son indiferentes.
Es cierto que el mundo está desordenado desde un primer momento, mi afán por ordenarlo continuamente no me da sino decepciones y pequeños disgustos cuando, al menos todo ahora, va perfecto.
Me quedaría en Italia para siempre, formaría una familia y empezaría de nuevo una vida tranquila y calmada.
Terminaría la carrera aquí y me buscaría un trabajo. Quizás de bibliotecario en Florencia o tras una barra de mierda sirviendo hamburguesas en la parte más grisacea y decandente de Roma, que mas da, estaría en Italia viviendo una nueva vida de ensueño.
No se trata de huir, hace tiempo que dejé de huir y me enfrenté a las cosas.
Se trata de tranquilidad, de viajar, de un cambio de aires.
De estar lejos de casa y sentirte bien. Nunca jamás pense que yo, el eterno miedoso, el que nunca cambiaría las luces de la luna reflejada en el mar; ese mismo, querría viajar lejos y vivir nuevas experiencias.
De haberse dejado enamorar por un pais lleno de historia, vivencias y sobre todo, muchos, muchos recuerdos.
Ahora mismo son las cuatro de la madrugada y solo siento el silencio recorrer cada rincón de mi mismo.
No tengo palabras para explicar la sensación que recorré mi cuerpo, podría definirlo como la tranquilidad más absoluta, la incertidumbre de lo que pasará mañana, y el miedo a cerrar los ojos y perderme tantos buenos momentos y dejar de sentir cuando al fin nadie me dice como debo hacerlo, cuando solo soy yo el que controla lo que siento.
Es extraño, pero entre unas cosas y otras al final este texto habrá servido para algo, y al menos para mi, me ha dado ganas de conciliar el sueño.
Buenas noches a todos.

sábado, 12 de marzo de 2011

[Alén]

Allí donde se cruzan los vientos y juega la esperanza.
Allí donde el mar es gris y siempre cercano.
Donde el cielo llora y la melancolía es canción.
Donde la música te habla y no te abandona.
Allí donde se encuentran las estrellas con el camino.
Donde la luz de un faro es un puente hacia ti mismo.
Allí donde los valles son verdes y la gente cercana.
Donde los sentimientos se mezclan con el corazón.
Allí donde la razón se deja de lado y se le hace caso al alma.
Donde se vuela con una caricia.
Donde cada rincón está lleno de historias.
Allí donde el frío afecta por fuera y pocas veces por dentro.
Donde está mi hogar, mi vida y mi ser.
Galicia.

jueves, 10 de marzo de 2011

[Esperando]

Intento esperar una señal. No sé de donde viene ni que me quiere decir. Simplemente, la espero con ansia.
Días como hoy, en los que no me duermo por miedo a no volver a abrir los ojos. Miedo a perder toda esa energía, todos esos sentimientos que fluyen.
Hay luz en mi alrededor pero no es ese tipo de luz la que busco. Va más allá; más lejos de lo mundano o comprensible.
Algo que me quita horas de sueño y alientos de vida.
Algo que me empuja a soñar en la belleza de la eternidad. En ríos de felicidad que juntos se entremezclan uniendo así sus aguas hasta que yo me quedo dormido, resignado.
Envuelto en lagrimas de melancolía, en recuerdos de un futuro que nunca llegaré a ver.

miércoles, 9 de marzo de 2011

[Basta]

Realmente todo es extraño.
El porqué estoy aquí, la cantidad de vivencias que he adquirido y todas esas cosas que me han hecho crecer como persona y digamos, me han ''abierto'' la mente y otorgado un modo distinto de ver las cosas sigo sin comprederlas del todo bien. Aunque también es cierto que sino fuera por todas estas cosas ahora enumeradas seguramente me habría vuelto loco o una especie de amargado estancado en el pasado.
En una celda que habría adornado preciosa, perfectamente ordenada, como a mi me gusta tener la habitación; pero un maldito cuarto con barrotes al fin y al cabo.
Salir de esa celda me ha costado horrores, cagadas varias y diversas y sacrificar cosas que realmente me importaban. Pero toco madera, estoy fuera, en el mundo real que gira conmigo, no sin mi.
El haber llegado a límites que nunca en mi vida hubiera ni soñado llegar ni me lo habría planteado... Más al final todos los seres humanos podemos llegar a un extremo de sentimientos sin precedentes. Lo que creeemos bueno o lo que creemos malo.
Cuando se toca fondo dicen que solo queda subir.
Es curioso que ese ''llegar hasta tan abajo'' solo se consigue subiendo muy hacia arriba.
Forzándose a uno mismo y cometiendo estupideces de las que te lamentas cuando abres los ojos en el próximo día.
Que si fumar mucho, que si pegar el culo en la silla del bar y ya te cargará alguién a casa... idioteces del estilo.
Ahora todo ha ido cambiado poco a poco, muy poco a poco. A mi me cuestan estas cosas. El ser humano se equivoca dos veces, y tres, y cuatro...
Y la verdad es que ha llegado un punto en el que ya, por su propio peso, de mi boca ha salido la palabra: basta.
Rotunda y clara. Sin tapujos ni más mierda del estilo.
He tomado decisiones importantes, dolorosas en un primer momento, espero que victorias a largo plazo.
Pero la tranquilidad se ve. La noto, la palpo incluso cuando estoy más alla de la realidad.
Me camuflo entre sus corrientes y me voy acomodando en un nuevo sentimiento maravilloso alejado de los problemas sin sentido que desde hace año acostumbramos a tener en nuestras caoticas vidas envueltas de alcohol, humo y sentimientos a flor de piel. Un drama que, entre unos y otros (por supuesto, me incluyo), hemos ido haciendo crecer para formar la mayor bola de mierda que se ha visto nunca.
Y ahora, gracias al cielo y a mucho crecer puedo ver esa montaña de problemas por la ventanilla trasera de mi vida.
Eso, unido a esas estrellas fugaces adornadas de canciones, momentos raudos y veloces en el tiempo donde he intentado acomodarme siempre y, luego, destrozado por la evidencia de que solo eran eso, ''cometas en el tiempo'' duele, y mucho.
Y como dije antes: basta.
De lamentaciones y de dramas.
Basta.
De amores imposibles y sueños irrealizables.
Basta.
Muchos os preguntareis: ¿y por qué este gilipollas nos cuenta su vida?
Os respondo: no lo sé a ciencia cierta.
Quizás alguien se sienta identificado con estas palabras rotas de antemano y compartamos una conexión que jamás comprenderemos de una parte del mundo a otro. Algo que nunca llegaremos a ver, pero que está ahí. Parpadeante como la luz que viene y se va...
Para despedirme, os dejo esta canción para los días que se sienten viejos y gastados. El futuro es esperanzador, pero ese pasado... parece que aun fue ayer.
Sin duda hay que aceptar el paso del tiempo, pero hoy creo que podríamos hacer una excepción.
Nos leemos.

[Vedendo il tramonto]

Attento, bimbo, alle zone paludose...
Attento, bimbo, al grano infetto...
Se per la gola secca berrai l'acqua torbida dal secchiello butterai per sempre la tua anima tra le grinfie del flagello.
Quindi, ascolta i miei consigli piccino. E se ti trovi lontano lascie che la luce della terra guidi il tuo cammino.

domingo, 6 de marzo de 2011

[Otra vez en casa]

Una, y otra, y otra... Fueron 36 las luces que mi mente creyó contar en aquel túnel antes de que el resplandor mas puro me cegase por completo mostrandome la parte mas oculta de Italia. No había girasoles bañados por el sol ni cipreses mecidos por el viento; creí estar flotando entre estrellas cuando aquel paisaje que no debe distar del paraíso se desplegó ante mi mostrando una nueva sensación de vivir, distinta a la que da el despertarse cada mañana, el nuevo día. La nieve invadía cada rincón del panorama, los arboles estaban copados por completo y los valles encantados lucian relucientes por unos tímidos y bellos rayos de sol como si de un mensaje se tratase. Una especie de señal que me aclaro y tranquilizo recordandome la paz de los últimos días, las lecciones aprendidas y la sensación apaciguada de lo que esta por venir.
Que viajazo...
Espectacular Venezia en Carnavales (aunque hubiera preferido pasear con menos agobio), grata sorpresa en ver Padova y lo que más destacaría sería la bella y preciosa Verona, a día de hoy la ciudad con más encanto que he visto jamás.
Ahora viene una temporada de relax Perugino antes del viajazo a Amsterdam.
Vuelven los cafés y las charlas, las locuras nocturnas, y dentro de nada dos amigazos a los que espero con los brazos abiertos.
¡Nos leemos!