domingo, 27 de febrero de 2011

[Rhapsody en Roma]

Cuando progresivamente el bello de mis brazos comenzó a erizarse, miré a mi derecha y él estaba allí conmigo, cumpliendo el sueño que tanto habíamos soñado. Repentinamente me sentí parte de aquel mundo de verdes campos y buenos valores. Ya no éramos Javi y Álvaro. Dejamos de serlo en el momento que nos abrazamos y nuestras voces se unieron a la de otros tantos que como nosotros eran llevados a un terreno mas alejado del que te puede llevar la música. Solo que nosotros permanecimos unidos contra toda tempestad mientras la eterna Roma nos dejaba hacer historia con ella.
Eni y Celtar no son meros personajes fantásticos surgidos de la imaginación de dos amigos casi hermanos. Son mucho más. Años de compañía, batallas ganadas y perdidas, decepciones, pero ante todo, una amistad que nunca jamás a flaqueado. Ni el rencor, la envidia o los momentos en las que el uno o el otro hemos sido humanos poniendo en peligro al resto han separado un vinculo mas allá de la comprensión mundana.
Es algo que ayer nos quedo claro a ambos. Nunca habíamos visto así el camino ni disponíamos de tantas fuerzas para hacer realidad nuestros sueños. El mas importante ya lo tenemos en la retina para siempre, solo queda seguir luchando con la certeza de que el mañana ya esta siendo diferente y los recuerdos ya han quedado atrás, muy atrás.
Gracias, Rhapsody. Por ser la llave a nuestro interior.

jueves, 24 de febrero de 2011

[Otros mundos]

Me habló de mundos lejanos.
En esencia eran perfectos, no existía el rencor y todo sentimiento era positivo. Todas las mañanas hacia sol y por las noches, cuando la luna era llena, llovía durante un corto instante para que el reflejo de la misma en el mar fuese como un pasillo de estrellas. La gente vivía en armonía y el amor estaba presente en cada rincón de aquel extraño mundo mas allá de la eternidad. Las relaciones eran pasionales y todo sentimiento era sincero. Si se lloraba, solo era de alegría o de una especie de melancolía diferente a la que conocemos. La he podido sentir durante un corto instare en algo que no consideraría tiempo, junto a su presencia y la tranquilidad que me aportaba el amor de la amistad mas pura, fugaz y perfecta que he tenido jamás. Algo que sé que jamás se gastará.
Durante aquel momento sin tiempo floté entre llanuras y valles colmados de felicidad. Un lugar donde no existían las preocupaciones y todo era mucho mas fácil. Los sentimientos acompañaron a mi alma en aquel momento; volaron de un lugar a otro mostrándose sinceros y con naturalidad ante mis ojos que lloraban, poniendo fin a todo ese bloque de emociones contenidas sin quererlo desde que ella se unió a la eternidad del mundo y de mi pensamiento y todo comenzó a torcerse.
Quizás necesitaba un momento como aquel, un "hemos vuelto a vernos y todo ira bien".
La verdad es que no se a ciencia cierta cuando sentí toda aquella fe que emanaban las estrellas. Todas aquellas almas de gente buena que me susurraron al oído que creyese en mi y en la paz del universo infinito. En el color de la energía y del brillo que nos conecta. En la luz resplandeciente del otro lado, la que ahora brilla con mas intensidad que nunca.

miércoles, 23 de febrero de 2011

[Conexión con el otro lado]


¿Qué es la vida? Un frenesí.
¿Qué es la vida? Una ilusión,
una sombra, una ficción,
y el mayor bien es pequeño;
que toda la vida es sueño,
y los sueños, sueños son.

lunes, 21 de febrero de 2011

[Historias del pasado]

Y desde el vasto vacio pido perdón. Son demasiadas las cosas que siento como para comprender del todo un algo. Me abandono a la deriva.
Son sentimientos, es vida. Algo incomprensible y profundo, lo que lo dota aun si cabe de más belleza.
Son momentos sin tiempo. Uniones más allá del muro del sueño.
No sé que ha sido de nosotros.
¿Perdidos en la oscuridad sin estrellas?
Hace frío. Tengo frío…

sábado, 19 de febrero de 2011


Yo creo en el largo y prolongado desorden de los sentidos para alcanzar lo desconocido.
Yo vivo en el subconsciente, nuestra pálida razón nos oculta el infinito.

jueves, 17 de febrero de 2011

[El final]

Hacía calor. Mucho.
Aquellas sucias montañas se movían de un lado a otro, como olas, sí, así se movían.
La carretera no tenía final y solo el sonido del silencio me hacía permanacer cuerdo.
Sentía mi cuerpo bastante relajado, aunque esa maldita sensación de tener la camisa adherida a la piel por el sudor me estaba matando, así que, sin pensarlo me la quité, la dejé en la tierra y seguí caminando solo.
Era extraño, arrastraba mis pies por aquel desierto de piedra y arena sin saber muy bien a donde ir.
Simplemente era esa carretera y yo, bueno, y aquel motel de mala muerte que había dejado atrás hacía unas cuatro horas que antojaban muy lejanas.
Creo que fue allí cuando dejé de discernir entre lo que era real y lo que no. O esa impresión tenía, ya no importaba tampoco.
Recuerdo una larga conversación entre mi asquerosa copa de tequila y yo; en serio, no paraba de juzgarme y terminé cansándome, tuve que estrellarla contra la ventana, así aprendería, pensé para mis adentros.
Al final acabaron sacándome de allí a patadas un tipo robusto y otro gilipollas que no lo cuadro del todo bien.
Ahora no sé muy bien como he llegado aquí y tampoco por qué me hago tantas preguntas.
Al final voy a ser yo el gilipollas... bueno, tampoco me preocupa mientras esas montañas se sigan moviendo así. Me hacen gracia.

martes, 15 de febrero de 2011

[¡A tomar por culo!]


Despertar en medio del camino, un millón de dudas y los pies en fango metidos, hartos de caminar.
Magullao por tó los empujones sabiendo que el mundo te va a tocar los cojones.
Y tendrás que aguantar.
Respirar cuesta más cada mañana y otra vez, esperando a ver qué pasa.
Y seguir confiando en que la mierda no se te va a apoderar.
¡Si la vida dicen ser dos días, venga, no te agobies, tómalo con filosofía, ya habrá tiempo de llorar!

lunes, 14 de febrero de 2011

[Más allá del limite]

Superando mi propio limite y notando aquellas luces jugetonas, deslumbrándome.
Desperté en medio de miles de colores, gamas que jamás habría llegado a comprender en ningún estado alterado de conciencia.
Ahora, mientras mi cuerpo daba vueltas en la cama intentando conciliar un sueño que a ciencia cierta no llegará esta noche, miles de éxtasis armónicos, melodías rebosantes de belleza resonaban en mi cabeza maldiciéndome, aprovechándose de mi incapacidaz de plasmarlas en un papel y sentirlas en un instrumento que hablase por mi, que gritase, llorase y cantase con alegría lo que ahora la vida me estaba susurrando al oido.
No fue hasta el momento exacto de comprender y rendirme a la evidencia, de dejarla pasar y disfrutar de aquel momento que jamás se me había dado sin poder plasmarlo, cuando comencé a volar de verdad entre las olas del destino y la magnitud de mi propia conciencia como ser pensante, de un limite que jamás creí poder atravesar.
Era mi mundo, el que siempre me había imaginado y jamás había visto su imagen con semejante magnitud y belleza. Y ante las lagrimas que ahora se fundían con la cama, cerré los ojos y me agarré a su presencia.
No había cuadros inamovibles enmarcados en la pared, ni colores negros o grisaceos dispersos por toda la sala como las otras veces.
La ventana que mis ojos contemplaban ahora daba al mar, su agua era de azul intenso y en el cielo podía ver miles de luces arremolinándose en una perfección que dificilmente puedo describir.
Todo aquello era enderezado con una música que jamás podré olvidar mientras mis sentidos estallaron en un sinfín de sensaciones.
La luz de aquel paraje alejado de lo mundano me deslumbraba, dificilmente conseguía ver el final en el horizonte pero si podía entreveer lo que me esperaba al otro lado.
Había paz y mucha armonía. Todo estaba colocado en su sitio de la manera más perfecta posible, como en todas esas veces que me levanto sin encontrarme y ordeno la habitación una y otra vez mientras me siento mejor conmigo mismo.
Todo tenía un porqué, y sin dudarlo tomé carrerilla y con el salto más grande que creí dar en mi vida me precipité por la ventana extendiendo mis brazos, dejándome llevar por la brisa volé mientras jugaba con la espuma que dejaban las olas y el olor del mar.
Las rafagas de un viento calido me hablaban y me aconsejaban, me daban fuerzas para no tener miedo y tomar decisiones dificiles.
Y así permanecí durante un tiempo que se me antojó eterno. Emocionado.
Dejandome llevar por el presente y la certeza de que la música está en todas partes, solo hay que saber escucharla.

domingo, 13 de febrero de 2011

[Recién llegado]


Por los que viven.
Por los que lloran al encontrarse.
Por los que han aceptado la vida tal y como es.
Mientras el cielo estrellado nos guiaba hacia Bolonia recordé aquellas palabras.
Gravadas a fuego en mi mente me asaltaron cuando eché la vista trás y como si del ''tramonto'' se tratase recordé cada vivencia de un viaje que aun no había terminado.
Para mis adentros supe que ese viaje jamás se terminaria, esa ansia de conocer jamás acabaría.
Me replenteé mi vida como una larga carretera llena de sueños, lugares, esperanzas y decepciones.
De parajes de ensueño y esas tierras y valles lejanos que canté hace un tiempo que ahora veo como perdido en un pasado lejano.
Sin rumbo, pero a su mismo tiempo sabiendo donde debo dirigirme.
Realmente no sé a ciencia cierta cuando sentí aquel escalofrío tan lejano, tan olvidado por la madurez y las malas vivencias.
Esa falta de hábito que caracteriza a los niños y arranca sonrisas, ese asombro que yo no recordaba y antes tenía presente.
No pude hacer otra cosa que rendirme a la evidencia y sonreir al sentir de nuevo algo tan precioso. Tan bello y tan sincero.
Quizás fue en Rimini mientras el mar se fundía con el cielo. O tal vez en Bolonia perdidos entre sus rojas calles.
Puede ser que ver a Dani en Turín me animase, o sentirme rascando el cielo en el Duomo de Milán me diese fuerzas para hacer un poco de introspectiva, pero de otra manera. No en el otro lado, sino en este.
Es cierto que el camino se hace al andar.
Ya sea en cuatro ruedas a ritmo de musica y palmas con algunos amigos entrando en ciudades espectaculares o con dos piernas dispuestas a no quedarse quietas.
Este viaje sin duda ha sido una experiencia, una muy buena experiencia :)

Perugia - Viareggio - Génova - Nervi - Turín - Milan - Lago de Como - Suiza(Lugano) - Pavía - Parma - Bolonia - Rímini - San Marino - Perugia.

viernes, 4 de febrero de 2011

[Luz]

Cuando decidimos pasar la linea y ver más allá del vacío, a veces podemos encontrar verdades que no queremos oír y comprender. Verdades que no cuadran con lo que nosotros llamamos normalidad.
El miedo a las reacciones externas a nosotros mismos condiciona nuestra vida desde que usamos la consciencia, es ahí, en esos momentos de incertidumbre, en ese mismo punto sin significado aparente cuando debemos brillar.
Cuando una estrella muere mientras alguien llora se siente el corazón vivo al saber que el miedo ha desaparecido.

jueves, 3 de febrero de 2011

[Rompiendo el cristal]

El sonido de la batalla se hacía cada vez más y más intenso.
Las balas silbaban a su alrededor ensordeciendole y recordándole de nuevo la cercanía con la muerte.
Todo aquel morbo visceral recorrío cada poro de su piel activando cada celula pensante de su cuerpo y avivando sus sentidos al máximo.
Sin soltar el dedo del gatillo descargó toda aquella furia en forma de plomo sobre las sombras que acechaban desde todos los rincones tapándole la luz.
Los rayos del sol se colaban violentamente entre los arboles de aquel bosque nevado dándole un matiz angelical a aquella vorágine que ahora antojaba su única salvación y esperanza.
Un hombre rabioso con el mundo se hacía escuchar, gritaba y maldecía al pasado que ahora borraba desesperado, entrando cada vez más luz. Más esperanza. Más vida y sentimiento.
Entre lágrimas, sangre y miedo la nieve se tiñó de rojo mientras, alejado de aquella escena pero pendiente, alguién desde arriba observaba condescendiente, esbozando una sonrisa.

[En el mundo]

Cerrarse a un genero de música, y lo digo con 20 años solo a mis espaldas, es algo que nunca deberíamos hacer. Si existiese un pecado, sería este.
Mezcla de culturas; aunque prefiero verlo como un regalo adornados de recuerdos y pasiones personales.
De libertades encerradas en celdas profundas del alma que aprovechan su momento para salir y hacerse sentir, notar y sobre todo, hacerse escuchar. Quieren sentirse en otras personas y empaparlas con sus notas.
Bendita sea la música que sigue impresionándome, ya sea con la canción más extrema de heavy metal, el buen rollismo del tema de reggae o las preciosidades surgidas del ritmo de ese ''sentirtse bien'' y el gusto tan lindo de sentir una guitarra clásica.
El mundo sigue girando y nosotros... bueno, nosotros simplemente cantamos y vivimos.
¿Se puede pedir algo más? :)

martes, 1 de febrero de 2011

[Italia ¡allá vamos!]


Después de dos exámenes echos, el último y más importante lo he realizado hoy y ha concluido satisfactoriamente; ya tengo segundo de carrera finiquitado y dos asignaturas de tercer curso tambien limpias.
(De verdad que intento estar tranquilo, pero en mis adentros me siento absolutamente eléctrico de felicidad)
Ayer noche, aireándome del estudio y tomándome una copa con una persona que desde el mismo día que lo vi supe que seríamos grandes amigos (ahora, y tras la conversación de anoche reafirmo que no puedo vivir sin este tío), comienza mi etapa vacacional, mi etapa ''canalla'' (como me gusta esa palabra) y como la he llamado para mis adentros: de ''Purificación Espiritual y Mental'' para seguir en mi linea de frikezas por el estilo.
Así pues, tras el momento que salí de la Facoltà di Lettere e Filosofia con una de la sonrisas más grande que he tenido jamás me di cuenta de lo que iba a comenzar a vivir a partir de este mismo instante, a partir de ese día 1 de Febrero a tan tempranas horas cuando el frío aun es presente y el sol de invierno que tanto me gusta se deja ver en cada fachada de piedra.
Y es que es cierto, somos los primeros en no darnos cuenta del paso del tiempo y que esto se va terminando a cada segundo.
Ahora comienzan los planes, los viajes llueven a mares, los amigos, tambien; vamos terminando los exámenes y las temperaturas están aumentando.
El pronóstico del tiempo es soleado, y me da a mi que aunque llueva, eso ya ha dejado de importar.
Así pues, comienza mi Erasmus del II Semestre: Italia, tiembla.
Porque voy a ir a buscarte a cada rincón.