viernes, 29 de octubre de 2010

[Caminos]

Cualquier cosa es un camino entre cantidades de caminos. Por eso debes tener siempre presente que un camino es solo un camino; si sientes que no deberías seguirlo, no debes seguir en él bajo ninguna condición.
Para tener esa claridad debes llevar una vida disciplinada.
Solo entonces sabrás que un camino es nada más un camino, y no hay afrenta, ni para ti ni para otros, en dejarlo si eso es lo que tu corazón te dice. Pero tu decisión de seguir en el camino o de dejarlo debe estar libre de miedo y de ambición.
Mira cada camino de cerca y con intención. Pruébalo tantas veces como consideres necesario. Luego hazte a ti mismo, y a ti solo, una pregunta.
Es una pregunta que solo se hace un hombre muy viejo. Ahora sí la entiendo.
Te diré cual es: ¿tiene corazón este camino?
Todos los caminos son lo mismo: no llevan a ninguna parte, pero uno tiene corazón y el otro no.
Uno hace gozoso el viaje; mientras lo sigas, eres uno con él. El otro te hará maldecir tu vida.
Uno te hace fuerte; el otro te debilita.

jueves, 28 de octubre de 2010

[Lo que hay que saber en Perugia - Parte I]


¡Hola a todos de nuevo!
Con la entrada de hoy voy a daros algunas facilidades para que los que vengáis aquí de Erasmus el año que viene.
Hay una serie de cosas que todo estudiante aquí va aprendiendo con el paso de los días o de las novatadas que uno debe pagar cuando al llegar no se conoce el idioma ni cómo funcionan las cosas en este bello, a la par que caótico país.
Bien, allá van:

-Los que vayáis a Roma con el avión, si aterrizáis en el aeropuerto de Fiumicino como hice yo (recordemos que Roma tiene otro aeropuerto donde van las compañías de bajo coste, que se llama Ciampino) no debéis coger un bus hasta la estación de ferrocarril de Termini en Roma. Sino que en el propio aeropuerto de Fiumicino hay buses a Perugia (que creo que valen en torno a 18-20 euros).
Es un dato importante, ya que el ahorro es considerable y así evitáis pasar por Termini nada más llegar donde os encontrareis muy perdidos, seguro.
En cambio los que llegáis a Ciampino si que debéis coger un bus a Termini (8 euros), y desde Termini, o un bus o un tren a Perugia (en torno a 18 o 24 euros, dependiendo de la duración del viaje en tren).

-En Perugia, mientras buscáis piso los que no lo hayáis cogido de antemano (recomendable venir a buscarlo aquí en vez de por Internet, donde te pueden mostrar una maravilla y luego es una mierda de proporciones épicas) debéis asentaros los primeros días en un importante albergue justo en el centro, a un minuto de la Piazza IV Novembre.
http://www.ostello.perugia.it/
Las noches están a 15 euros. Los baños que posee son más que aceptables y para 2-3 días se soporta.
Os recomiendo el periódico ‘CercoeTrovo’ para buscar un piso (chicas, lo tenéis más fácil que los chicos, muchos pisos de aquí solo se alquilan a mujeres).

-Una vez con piso, habrá que comer y comprar cosas. En la Piazza Matteotti hay dos supermercados, el Coop y el Meta (o Pamm, la marca).
Os recomiendo el primero, pese a que parezca más caótico que el otro es bastante más económico.
Aun así, estos dos supermercados solo los utilizaría para artículos de primera necesidad.
Si queréis hacer compras superiores a 50 euros os recomendaría el Todis.
Calidad/Precio el mejor de Perugia. Y encima el alcohol está tirado de precio y no te mata, lo cual es maravilloso.
Problema: un poco lejillos, aunque se puede ir andando. Pero si superáis los 50 euros, os llevan en coche a casa con la comida. Como a unos reyes.

-En lo que concierne al idioma, hay dos cursos de italiano, el CLA o el de la Università per Stranieri. Del último nada sé.
Yo hice el CLA: http://www-b.unipg.it/clateneo/home.php?res=h
Doy fe que sirve de mucho. Es un mes, 5 días a la semana, 3 horas cada día.
Parece pesado, y es cierto, lo es y más al principio donde vuestra mente solo va a pensar en ‘’fiesta, fiesta y fiesta’’ y levantarse por las mañanas es peor que abrir las puertas del infierno.
Solo podéis faltar 5 veces.
Tomaros en serio el curso ya que el idioma es muy importante, aunque aquí somos una plaga de españoles y parece que hay que buscar a los italianos para poder comunicarnos el italiano es un idioma precioso, muy musical y es muy bonito aprenderlo.
Amen que si queréis una experiencia plena de Erasmus intentar buscar un piso con italianos, por experiencia propia (yo vivo con tres italianas) es lo mejor que me ha podido pasar en mi vida. Siempre tendréis amigos españoles con quien hablar al salir, pero el hecho de convivir con italianos os hará hablar, aprenderéis rápidamente el idioma y encima, disfrutareis de toda la cultura italiana al 100%.

-En la Piazza Matteotti (donde los supermercados) está el puesto de información, donde tienen mapas de Perugia y guías en español.
Para iros asentando y conociendo un poco la ciudad y su historia, que estamos en Italia y hay mucha.

-En cuanto a la burocracia (echaros a temblar) todos los estudiantes debemos pasar unas miles de veces por el Ufficio Mobilità Erasmus (con el transcurso del tiempo este lugar pasará a ser una especie de pesadilla que solo querréis aniquilar).
No tiene ninguna perdida, está en la Piazza IV Novembre.
Recordar, necesitáis saber quién es vuestro coordinador aquí porque necesitáis su firma en vuestro plan de estudios original para que luego os puedan convalidar las asignaturas en España.
Ya os irán mandado e-mails si decidís venir aquí apedreándoos con información de todo tipo y miles de papeles que tendréis que rellenar. No os amedrentéis con toda la mierda que os llegue, al final todo terminará y la estancia aquí solo será perfecta.

-En cuanto al banco… en Caixanova tenéis una tarjeta especial que no os cobra comisión en los cajeros.
Si decidís haceros una cuenta aquí os recomiendo el banco ‘Unicredit Banca di Roma’, lo podéis encontrar en Corso Vanucci (la calle principal de Perugia).

-En Italia existe un documento llamado el Codigo Fiscal (algo así como nuestro DNI en España) que es de suma importancia y seguro que vuestro futuro casero aquí os lo pide, al igual si decidís haceros la cuenta en el banco de aquí.
No recuerdo como se llamaba el edificio donde se hacía. Pero recordar buscar información acerca de este tema al llegar. Es algo básico aquí.

-Para comunicaros con el mundo haceros de la compañía de móviles Wind, en la misma Corso Vanucci.
Por 6 euros al mes (debéis decir que os lo activen) tenéis 200 minutos gratis para hablar con móviles Wind, así que como podéis imaginar, todo la gente aquí se hace de Wind.

En los próximos días os hablaré un poco de la oferta cultural que ofrece la ciudad, que no es poca. Ya sea en bares o restaurantes, pubs o discotecas, esto está lleno de buenos, y otros no tan buenos, lugares.
Pero en un primer momento, creo que estás son las pinceladas básicas que debéis saber (¡ah! y cuidado con el agua que pedís en los bares o compráis en las maquinas expendedoras, aseguraros que es ‘’Naturale’’, porque aquí te la suelen dar ‘’Frizzante’’ es decir, con gas, y cuando tienes sed caes en la maldita trampa. Y maldices.
Sin más, seguimos en contacto. Espero haberos servido de ayuda aunque sea un poquito.

martes, 26 de octubre de 2010

[Soñando un sueño]


El otro día recien metido en cama, al no poder dormirme recurrí como suelo hacer muchas veces a Pavarotti.
Me puse el Ipod y comenzó a sonar 'Che Gelida Manina', una de las arias más importantes de la ópera 'La Boheme'.
¿Cual fue mi sorpresa?
A medida que la música transcurría, mis sentimientos comenzaban a crecer de una manera nunca antes vista para estallar en un sinfin de fuegos artificiales cuando pude comprender la voz del tenor italiano; arropándome, susurrándome al oido palabras tan dulces como la vida misma.
Volviendome a recordar que estoy en el centro de Italia siendo más feliz que nunca. Queriendo quedarme aquí para siempre, que ya nada importaba de ese pasado doloroso que ahora veía tan, tan lejano.
Al ritmo acompasado de la música, la cual alcanzaba su cenit en un momento que tornó interminable para mi rodeándome de belleza, las lágrimas afloraron y raudas calleron sobre aquel colchón que poco a poco comenzaba a amoldarse a mi cuerpo desde que llegué por estos lares.
La satisfacción de dormirse con tantísima dulzura a flor de piel repercutió en el día siguiente ya que todo tornaba distinto, mucho más bello incluso que los días anteriores.
Todo va viento en popa.
Aquí la gente te arropa y se deja arropar. Te ayuda sin que tu se lo pidas. Y sabe a ciencia cierta al igual que tú que vive un momento único en su vida que debe aprovechar. Que cada segundo es una oportunidad para hacer algo nuevo, para hacerse notar, para cuando volvamos a nuestros paises digamos: yo hice esto, y esto, y esto... y seguir enumerando todas esas cosas que te hicieron feliz mientras tu sonrisa no para de crecer mientras tu familia y amigos asientan felices contigo.
Tengo la sensación de estar viviendo un sueño que sueño, en ese donde me veo en una buena moto recorriendo una preciosa carretera americana a toda velocidad escuchando ZZ Top mientras el atardecer no se pierde un ápice de detalles.
Es increible. Genial.

Life must go on, life must go on
-When you're feeling alright-
So you keep rolling on keep rolling on...

miércoles, 20 de octubre de 2010

[Mes y medio]


Suele ser cuando estamos cansados tras una buena juerga cuando nos entran las ganas de escribir.
O en una de esas tardes de Domingo grises, mientras escuchas la lluvia caer y observas tu habitación con la sensación de que nada malo puede pasarte dentro de sus paredes.
Hoy es miércoles, no hace un día gris ni llueve aquí, si bien es cierto es que ayer salí y bebí más de la cuenta. Escucho música tranquila, alguna que otra balada que me recuerda a buenas épocas (ojo, no quiere decir que esta no lo sea) e intento estar lo más cómodo posible en la silla del ordenador.
Ahora, la semana pasada y el inicio de esta me empieza a pasar factura. Pero chicos, esto del Erasmus es una locura que hay que aprovechar, eso sí, con un orden, porque no os mentiré, hoy me siento un despojo humano.
Es cierto, voy poco a clase y realmente debo ir más (levantarse después de una barra libre es un suicidio) asentarme un poco en un ritmo de vida que me lleva de un lado para otro y aun no he conseguido controlar del todo bien.
Mi estancia en Italia está siendo perfecta; no tengo realmente palabras para describir lo que se siente al estar tan lejos de casa con tanta gente diferente y tantos lugares que esperan ser vistos.
De primeras ya he hecho unos cuantos viajes espectaculares, como el viaje a Pisa y a Florencia, de donde volví realmente enamorado y con la esperanza de poder tener en algún momento de mi vida una casita en la Toscana donde pueda echarme en algún arbolillo con sombra a leer un buen libro de literatura histórica mientras siento la brisa y la tranquilidad que desprendía cada rincón.
En cuanto a Perugia; los días por aquí son muy animados, ahora se está celebrando el Eurochocolate (la feria de chocolate más importante de Europa) por lo que la ciudad está revestida de cientos de puestos y mucho, mucho turismo.
Al principio es bonito, pero comienza a agobiar un poco caminar entre las calles con tanta gente, aunque al menos el olor a chocolate es realmente un puntazo.
En lo que respecta a las noches siempre hay algo que hacer, mucha gente, muchos bares, y muchos, muchos planes.
Debemos tener en cuenta que Perugia es una ciudad principalmente universitaria, ¡por lo que la oferta de ocio descontrolado es realmente elevada!
Empieza a hacer bastante frío la verdad… a mí ya me recuerda un poco al invierno Santiagués, es desalentador saber que las temperaturas irán a menos. Pero oye, que soy del norte y si hay que aguantar el frío, se aguanta.
¡Orgulloso estoy que los vikingos llegasen a Mondoñedo!
Otra de las cosas que me hacen muy feliz de aquí es la cantidad de música increíble que estoy descubriendo y que jamás pensé que podría sentir de esta manera.
El novio de una de mis compañeras de piso, Pier, un chico del sur de Italia, me está aficionando al reggae de una manera considerablemente alta.
Bueno, más que aficionar, me está enseñando a disfrutarlo. A sentirlo.
Y realmente hay grupos espectaculares. Amén de que la música es perfecta para estar tranquilo o escuchar en días como hoy.
Con la tontería os estoy escribiendo mi vida en verso aquí… pero después de unas cuantas partidas al Starcraft II, leer un par de comics y ver ‘Como conoci a vuestra madre’, tenía la necesidad de actualizar de una manera contundente el blog, que ya lo tenía un poco muerto.
Respecto al futuro… viajar, viajar y ¿he dicho viajar?
Propósito de enmienda y empezar a tener una estabilidad con las clases y seguir disfrutando de la maravillosa Italia, su cultura, sus gentes y sobre todo, su comida, que chicos/as, es increíble.
Conste, ahora me ponen una Merluza a la Galega y la devoro con los ojos. Pero habrá tiempo de comer, charlar, y salir en Galicia por navidad ;)
¡Seguimos en contacto!

martes, 12 de octubre de 2010

[Amo l'Italia]


Sinceramente, no sé en que momento fue.
Quizás sentando a los pies de aquel precioso árbol de la Villa de los Medici observando la Toscana mientras el sol bañaba sus campos.
Tal vez viendo la Cúpula de Brunelleschi en todo su esplendor, sintiendo el calor y la tranquilidad que emanaba Florencia en todo su conjunto, creyéndome un pájaro desde lo alto de la Torre.
A lo mejor fue en Pisa, ''sosteniendo'' con todas mis fuerzas el monumento, rodeado de toda esta gente que se han convertido en algo muy fuerte para mi.
No sé, ya os digo, cuando me di cuenta que era tan, tan feliz rodeado de tanta gente que comparte esto conmigo.
Ahora, repasando las fotos del viaje, recordando una conversación con una amiga hace escasas horas, me daba cuenta de lo que cambia una cara en una fotografía aunque el gesto sea el mismo dependiendo de tu estado de ánimo.
Me daba cuenta que hacía muchos, muchos años, no tenía esa expresión de paz, de bienestar como tengo en esas fotos.
Son nimiedades que uno no se da cuenta hasta que por la calle silbas la música que emana de tu Ipod como si estuvieras viviendo un concierto o te quedas quieto cuando ves algo que se sale de lo normal, y simplemente sonríes, y sigues caminando.

lunes, 4 de octubre de 2010

[Van pasando los días]

Aquí la gente no suele creerme cuando digo que el cielo es diferente.
Tiene otra tonalidad, una claridad demasiado intensa para ser real, más lo es.
En Galicia estoy acostumbrado a la lluvia y a la melancolía que esta me provoca, pero es diferente en este lugar.
Aquí la lluvia torna distinta, no veo lágrimas en ella, ni incluso recuerdos. Veo simple y llanamente felicidad, incluso algo de esperanza. Un tipo diferente de melancolía que me encanta.
Puedo pasarme horas mirando por la ventana y no me aburro.
Es algo increíble.
Las veces que he visto tronar aquí es algo realmente bello. Siempre recordaré una de las primeras noches en Italia. Cuando me fui a vivir al piso.
Recuerdo una de las tormentas más impresionantes que vi en mi vida.
Y no sé si fue para encontrar respuesta a preguntas que en aquel entonces nadie me contestó, que me armé con el chubasquero y me fui a un mirador a ver la tormenta mientras el cielo me azotaba. Solo como estaba acabé emocionándome viendo la tempestad con la que Dios había correspondido a toda la rabia interior que podía albergar en aquellos días que aun no hacen el mes.
Recuerdo que un sudor frío empezó a sacudirme la espalda y acabo terminando en mis ojos.
Posiblemente fue el día en el que empecé a comprender muchas cosas.
Ahora escucho el sonido de la lluvia al estrellarse con el suelo y es como estar en otro lugar lejano, incluso cerca de Galicia, cerca del mar que tanto añoro.
Y me encanta, es como estar en dos lugares a la vez y disfrutar por partida doble.
Al final, quien quiere respuestas, las acaba encontrando.

sábado, 2 de octubre de 2010

[Ska!]


Domatori di voti grazie, ma di finte battute non so campare
non chiedo scusa ma è tardi, per le mie strade ho un'altra storia e sta
ad aspettare...
perchè dentro la torre non ci so stare!

[La noche Perugina]

Vamos de canciones pegadizas a otras aun más pegadizas. Pequeñas cosas que no te dejan tiempo para pensar. Al principio es un tanto frustrante, aunque uno se acaba acostumbrando a este veloz ritmo de vida que parece ser, convivirá conmigo un año.
Ya sea tomando un cubata y fumando una ‘’canne’’ en el recién descubierto Pub Kandinsky, donde el ambiente suburbano santiagués que tanto me gusta se respira en el aire.
O moviéndome con una de esas canciones horribles y pegadizas que siempre juré y perjuré que no bailaría en el Velvet Fashion Cafè, donde al final, se le acaba cogiendo el punto cuando llevas unas copas de más y te das cuenta que no todo es como tú quieres que sea, más eres capaz de disfrutar del momento.
Los problemas suelen dispersarse cuando uno se sienta en las escaleras de la Piazza IV Novembre y simplemente se limita a ver el movimiento de la gente que disfruta de la noche, intentando esquivar una realidad que parece quedarse fuera cuando el sol se esconde y la luna sale en esta pequeña ciudad.
Cada vez hace más frío y los pub’s suelen llamarnos más a menudo. Aunque nosotros resistimos, el ambiente de la Piazza es demasiado bueno y nuestra estancia aquí demasiado corta para menospreciar todo esto que nos ha caído regalado. Este ‘’Sueño del Erasmus’’.
Llegará el día en el que llueva tanto, o haga tanto frío, que debamos mudarnos a algún lugar cerrado donde las paredes guarden nuestras penas y alegrías. Aunque aquí uno se acostumbra a no esperar. Dejas que las cosas te toquen y te envuelvan.
A menudo el cielo descarga más y más agua, y creo que esto va a empezar a convertirse en una rutina.
Pero siempre tendré a mis chicas para permanecer en casa bebiendo algún fuerte licor italiano mientras nos reímos de mis múltiples intentos por hacerme entender, que conste, lo voy consiguiendo.
Echo de menos el mar y su sonido, las gaitas y el verde galego, los bares pequeños y acogedores donde siempre me han tratado como en casa, a todos vosotros, que cada día os quiero más y más.
La felicidad se comparte, y aunque aun no veo el día ni el momento en el que volvamos a vernos, sé que ese momento llegará.
Mientras tanto, sigamos disfrutando.

Vivo más de noche que de día, sueño más despierto que dormido…