martes, 31 de agosto de 2010

[Erasmus]


Quien me iba a decir a mi que, en un principio guiado por la incertidumbre y el miedo, iba a tirarme de un avión sin paracaídas y decidir irme de ERASMUS un año entero a Italia, exactamente a la capital de la región de Umbría, Perugia.
Una pequeña ciudad, preciosa, donde cada año miles de estudiantes llegados desde los cinco continentes van a cursar sus estudios allí.
Con el paso del tiempo y las circunstancias personales que fueron apareciendo por aquí y por allá me fui dando cuenta de lo mucho que me apetecía este viaje.
Inconscientemente, algo que llevo buscando desde hace mucho, mucho tiempo.
Ayer, ordenando la habitación para dejarla lista antes de irme, recuperé viejos tesoros de otras etapas de mi vida y la alegría no pudo ser mayor.
Todos esos escritos de ese otro ‘’yo’’, Enialis, que desde pequeño campa libremente por mi mente, me dieron la sorpresa y me volvieron a desvelar los secretos de cómo yo veía el resto del mundo con 6 años menos que ahora.
Y todos, todos esos textos desvelaban una cosa, la necesidad repentina de vivir nuevas aventuras y el miedo que me daba emprenderlas.
Pero ese miedo ha desaparecido, y cada día que pasa y me acerco más al 5 de Septiembre los nervios aumentan, pero mi felicidad, la inquietud a vivir una nueva aventura, posiblemente la mayor prueba personal de mi vida me animan a seguir confiando en esta pequeña locura.
Dejo atrás muchas cosas; respecto a las malas, confío en el tiempo para que las entierre en algún lugar profundo y oscuro donde nunca pueda encontrarlas.
Otras, las buenas, simplemente sé a ciencia cierta que seguirán ahí, como siempre ha sido y se me ha demostrado por aquellos que ahora mismo, si leen este texto, están esbozando una sonrisa.
Así pues, esta vez brindo por una etapa nueva en mi vida, donde no dudo en que la experiencia será maravillosa.
No me despediré sin antes brindar también por vosotros, aquellos que hacéis de la existencia un lugar más ameno y más cojonudo lleno de esos momentos en los que sentirse plenamente vivo.
El tiempo pasa rápido y nos veremos pronto. Espero que todo os vaya genial y me contéis miles de cosas como yo os tengo pensado contar en mi regreso.
Sin más.
Sed felices :)