jueves, 31 de diciembre de 2009

[Adiós, 2009]

Caminé bastante tiempo solo, viendo el mar, fijándome en esos pequeños detalles que muchos no ven:
El viento acariciando el agua y haciendo subir aquella nieblecilla surgida de la espuma que tanto me gusta ver, el reflejo del sol invernal otorgando claridad a todo aquello que observaba...
Días que merecen la pena ser conservados en la retina, ya que en invierno los hay contados.
Tristemente, se ve poco el sol, pero cuando se ve es lo más precioso que se puede admirar en el año.
Un sol triste, a la par que claro, que se niega a perecer, iluminando con la poca fuerza que tiene al mundo.
Me gusta pasear solo más que acompañado, soy un hombre bastante inquieto, y a lo largo de mi vida no he aprendido a escuchar como todo el mundo debería hacer.
Soy de los que cuentan y hablan demasiado, y a la hora de la verdad, me cuesta mucho escuchar a alguien, mantener a veces una conversación.
Cuando en el 2008 y a lo largo de este año que se termina me acostumbré a correr en soledad por Santiago, aprendí a valorar el silencio, a escucharme a mí mismo, y con ello, poco a poco, ir escuchando a los demás, asignatura aun en proceso de aprobar.
Pero vayamos al grano, esta entrada no quiere si no explicar que ha sido para mí el año 2009.
Sin duda, el año más realista de mi vida.
Es curioso, observando anteriores crónicas anuales (los que me conozcáis bien sabéis que cada año hago esto) la palabra ‘’cambio’’ es una constante.
Y qué razón tienen nuestros familiares más mayores cuando nos dicen que a medida que se crece se gana experiencia y realidad, es sin duda de lo que soy más consciente, de la riqueza y experiencia que he ganado este año.
Ha sido el año, y creo que afirmaría rotundamente, donde más he crecido como persona, donde más he notado el cargo de una edad joven que da sus pasos en el camino de la vida, siendo cada día un nuevo reto hacia la persona adulta.
He aprendido mucho, y el niño que fantaseaba con cosas imposibles ha quedado atrás, desgraciadamente muchos sueños que tenía se han muerto, y ahora, con cierta nostalgia y una media sonrisa le digo adiós a ese niño, ya que algún día esto tendría que pasar.
El día en el que la realidad llamase a mi puerta.
Podría decirse que me siento más humano, la frase: ‘’Siento, luego existo’’ sigue siendo mi lema.
Pero ahora hay cosas que yo no consentiría, preferiría en muchas ocasiones no sentir y estar en paz, que sentirme vivo y tener dolor.
Y creo que he elegido el camino correcto.
Ante todo, hay que ser realistas.
Y mucho, mucho dolor que he tenido desde que era niño fue por ser un soñador empedernido.
Atrás han quedado muchos amigos a lo largo de este año.
Y con ellos muchas vivencias, muchos sueños compartidos y muchas esperanzas que ahora están pérdidas, pero no en nuestra memoria.
En mi retina siempre quedarán los momentos buenos del pasado con ellos, los únicos que somos capaces de tratar cuando volvemos a coincidir, ya que hablar del presente es doloroso, somos conscientes de que hemos cambiado, y aunque individualmente podemos estar más o menos contentos, cuando nos volvemos a juntar, solo vemos dolor y nostalgia.
Pero la vida, sigue.
No todo ha sido una mayor toma de conciencia en este año.
También ha sido el año en el que he viajado por España al completo para ver a aquellos grupos que se han hecho un hueco en mi corazón de metalero, y me cago en todo, he visto a AC/DC en Bilbao soñando despierto, he visto a los cuatro jinetes del apocalipsis haciendo retumbar Madrid llevando a 16.000 personas al paraíso, me fui al sur al Extremúsika a ver a los Ska-P y otros muchos, también mi alma voló a Zaragoza a metalear con Manowar, sin olvidar el concierto de Avalanch en Santiago, Siniestro Total aquí en Coruña, y otros muchos que seguro que me dejo en el tintero...
Como veis, ha sido un año de realización musical y de volar libre en busca de ese sentimiento tan enorme que habita dentro de mí, la música, sentimiento aun más potenciado por el descubrimiento del grupo que más me ha impactado a lo largo de mi vida, que ha dado días y días de conversación y de paranoias mentales, hablo de Wintersun, y a muchos os parecerá una chorrada, pero ni imagináis la cantidad de horas que Jari Mäenpää ha dado sentido a tantísimas cosas que se apagaban o simplemente, desaparecían.
Encontré muchas respuestas yendo a tanto lugar diferente y conociendo a tanta gente de tantos lugares de España ¡y del mundo!
Apartando el tema de la música, y tomando otro a un nivel aun más elevado: el amor, cariño, y comprensión que me otorgó la chica de ojos verdes cuando llamó a mi puerta más preciada, la del corazón.
Y abrí con una pasión que jamás pensé que existiera en mí, confiando en aquel amor que parecía un sueño y jurándome a mí mismo y a ella no titubear jamás y dejarla conocerme al máximo.
Y con todos esos momentos buenos y malos que solo tú y yo hemos sufrido y vivido, mejorando cada día como podemos, aprendiendo el uno del otro, seguimos en pie. Adaptándonos más cada día, aprendiendo a vivir y a comprendernos a nosotros, y al resto.
Un largo camino donde el amor más puro nos ha hecho daño, al igual que nos ha dado los momentos más preciosos que han visto el sol y las estrellas.
Aprendí a que no soy el único que existe en el mundo.
A comenzar a caminar solo, dejando que tú me guíes, guiándote yo a ti como puedo.
Y poco a poco, conseguimos ver un presente, antes que ver un futuro.
He conocido mucha gente nueva este año, algunas de esas personas me han acompañado en las más épicas juergas, y no solo se han quedado ahí, una minoría me ha demostrado que el significado de la palabra ‘confiar’ sigue teniendo lógica.
En lo que refiere a la otra parte de mi corazón, Andras, el grupo, sigue estando ahí.
Este ha sido el año donde despegamos y sentimos lo que siempre veiamos con admiración: el sentimiento de subirse a un escenario y transmitir trocitos de corazón vuelto en canciones, nosotros chicos, lo hemos conseguido.
Una vía de escape para siete amigos, nuestra máquina de alegrías, y ahora, en este parón que hemos dado, es momento de comenzar a ensayar esos nuevos temas y darle música al mundo.

En unas pocas horas estaremos en el 2010.
No tengo la mente ahora demasiado clara y valiente para apostar por él, la nostalgia me invade.
Tampoco tengo un pálpito que me diga que será espectacular.
Eso lo decidimos nosotros.
Yo he cambiado y pondré todo de mi parte para construir una torre preciosa.
Una torre donde la salud, el amor de mi vida, mis amigos más preciados, y los sueños que me quedan estén arriba, y contra tempestad, mientras me sea posible y creo que no esté decepcionándome a mí mismo, los aguantaré con toda la fuerza que me den los brazos.
Pido estabilidad en mi vida, tranquilidad, viajar, confiar en quien pueda confiar, soñar y ante todo, pido ser yo mismo, definirme, estar de alguna manera completo.
Si has llegado hasta aquí, enhorabuena, o me amas (hola preciosa ^^, esa sonrisa que ahora pones es la razón de mí ser) o me quieres mucho, o te caigo bien, o pasaste por aquí y te picó la curiosidad: sé tú mismo, es lo único que te digo.
Allá vamos 2010, estoy preparado para todo lo que cambiará y lo que me puedas otorgar, guíame junto al viento.

Alzo mi copa y brindo por este 2009 que se nos va.
Sed felices.

martes, 29 de diciembre de 2009

[Versos perfectos]

Hoy hablando con Víctor en el Sham me di cuenta de lo que él me intentaba explicar: la existencia de versos perfectos, con claro significado y un profundo transfondo.
No tienen que ser grandes partes literarias, simplemente, algo que de pie a pensar un poco más.
Ahora mismo por los altavoces del Ipod suena 'Obertura', del primer y único EP de mi grupo, Andras.
Y sin ir más lejos, en Andras ya hay versos para mi perfectos.
La 'Cancion del viento' por ejemplo: tan solo 2 párrafos llenísimos de significado, yo me quedaría con el segundo:

''Quizá un día cuentes haber conocido mil mares distintos, mil gentes, mil tierras,
llegado ese día quiero que recuerdes cuando te quise mostrar las estrellas.''

O de 'Hijo de la Soledad':

''Gracias a un acorde pude olvidar tu voz.''

Y alejándome de Andras, el viaje me lleva a Wintersun, ¡como no!, tal vez el grupo con versos más perfectos y más metafísicos jamás compuestos.
Como en la penúltima canción, 'Beautiful Death', donde un Mäenpää abriendo su corazón muestra su visión particular de la muerte, al estar al borde de ella por una enfermedad en el pulmón:

''Estaré gritando entre las estrellas cuando todo haya terminado.''

Siendo estás estrellas para él la calma que precede a la vida, la muerte.
Rezando la siguiente frase:

''Las tormentas están causando estragos en el camino de vuelta a casa, antes tan silencioso y tranquilo''.

Refiriéndose yo creo al nacimiento, en calma.
En fin... simplemente me apetecía compartir con vosotros algunos de los cientos, ¡miles de versos buenos! que puede haber por el mundo adelante.
Dejo que reflexioneis y penseis en esos cachitos de letras que os hayan dado pie a pensar o a comprender un poco más este puzzle que es la vida.
Me despido, no sin dar gracias antes a la música, por otorgarme siempre tanto sin pedir nada a cambio, mi eterna compañera de viaje, mi amiga.

martes, 22 de diciembre de 2009

[Luchando]


Llovía.
La sangre mezclada con el sudor corría por su brazo herido.
Sus piernas, totalmente débiles, desgarrados sus músculos por tantísimo esfuerzo, decidieron darle una última oportunidad a aquel hombre confuso ante la grandeza del universo.
Volvió a levantarse a duras penas, y empuñando la espada con fuerza mientras gritaba desesperado al cielo, a tal aciago destino, clavó la hoja en el suelo, mientras que silbaba al viento unas palabras que desde hacia muchísimo tiempo no utilizaba.
Una poderosa fuente de poder corrió por sus venas, rauda como centellas, mientras se le erizaba el pelo de la piel, se le abrían aun más sus heridas y sus oídos le pitaban mientras una hilera de sangre aparecía acariciando sus pómulos, para caer directamente en la tierra.
Sintió al momento que su vida se apagaba, que le quedaba poco tiempo.
Mientras el mundo se oscurecía y toda aquella batalla parecía en vano, una misteriosa fuerza proveniente de aquella antigua magia recorrió todo su cuerpo, otorgándole el valor necesario para efectuar su última hazaña, ese halo de vida que se iba se potenció al máximo.
Y ante la atenta mirada de tanto amigos como enemigos, los cuales veían próxima su muerte, Enialis se levantó despacio, tranquilo.
En paz con su interior.
Caminó pausadamente por la batalla, rodeado de un halo de luz cada vez más fuerte.
Nadie se atrevía a tocar a aquel hombre, más cercano siquiera a un Dios.
Entre niebla, polvo, fuego, lluvia, carne y sangre se abrió paso entre las filas enemigas, sin reparar en el combate que acontecía a su alrededor y en los perplejos enemigos que le observaban sin poder moverse.
Y llegó a su destino.
Sus ojos denotaban confianza en sí mismo, un sentimiento que jamás había estado a tal nivel en él.
Su cuerpo, sereno.
Su mano derecha cogió la empuñadura de la espada podría decirse que incluso con cariño, y, sacándola de tu funda despacio apuntó hacia aquel hombre que silencioso le observaba.
Cerró por un instante los ojos y se recreo en aquel momento:
-Buena forma de morir...- pensó
Y mientras la lluvia golpeaba su cuerpo, su espada se clavó directamente en el corazón de su reflejo, su verdadero enemigo, de aquel hombre con miedo a dar un paso en falso, a aceptar el paso del tiempo, a que no todos eran como él.
Acto seguido, dos cuerpos muertos cayeron en el suelo, mientras comenzaba a escampar y el sol despuntaba en el horizonte.

jueves, 3 de diciembre de 2009

[Soledad]

¿¡Hay alguién ahí!?
Su voz se perdió entre el viento de aquel acantalido.
Solo había oscuridad en aquel lugar sin ley.
Rabioso, perdido, y sin ganas de vivir, tomó un puñado de aquella tierra negra y lo lazó con ira hacia ningún lugar.
Su corazón latía rápido, lloraba en su interior, desesperado, encontrando la manera de volver a sentir.
Resginado, se sentó en el suelo y cerró los ojos, dejándose mecer por las ráfagas de aire, y, pasados unos minutos, comenzó a llover.
Sus propios demonios le asaltaron una y otra vez, no pudiendo defenderse de aquellos malginos ataques, quedándose incluso más olo, más triste.
Tristeza.
Ese nudo que se forma en la boca del estómago, esa sensación de respirar, de querer vivir, y no poder hacerlo.
Esa sensación de soledad que le resultaban tan lejana, y, a la vez, tan familiuar, su antigua compañera de vida.
Volvió a abrir los ojos, y sorprendido, ya había anochecido, en aquel lugar no se podía perder el tiempo, se iba deprisa para no volver jamás.
Comprendió que se hallaba en su pasado, en sus propios miedos, y no supo que hacer, si no llorar, gritarle a aquel cielo negro sin estrellas, sin luces a las que seguir.
Miró nervioso a los alrededores con la ya casi perdida esperanza de encontrar a algo o a alguien que le guiase, que le hiciese sentir, pero no vio nada, el horizonte lejano se externdia en aquella enorme llanura sin vida, y él, derrotado y solo, recordó la lección que la vida le había dado en tantos años.

martes, 24 de noviembre de 2009

2012


... o como hacer el guión de una película cagando sobre un folio en blanco.

El otro día tuve la desgracia de ir a ver al cine la nueva película del conocidísimo director de catástrofes Roland Emmerich.
El film que iba a degustar no era nada más y nada menos que la reciente 2012, esa película que impactó tantísimo con su trailer hace apenas un año y medio.
Sabía más o menos a lo que iba: pelicula palomitera de turno, con posiblemente los mejores efectos especiales de la historia cinematográfica.
Bien, acerté.
De pleno además.
Es una película que solo vale para eso, y ya, a estas alturas, creo que tengo una cierta dignidad para decir: no merece la pena ni pagar una jodida entrada.
¡Bajarosla! ¡No se os ocurra comprarla!
Salí del cine flipado, os lo confieso, los efectos especiales dejan a uno atónito.
Ver como el mundo se va al carajo siempre es un placer, y más, si todo es tan jodidamente bello y destructivo.
Pero esa es la primera impresión de un chaval de 19 años con cierto nivel de frikismo.
Cuando estaba en frío recorde todos esas escenas, diálogos, momentos cogidos por los pelos, ¡que se me revolvió el jodido estomago y casi encima se me jode el precio de las palomitas!
Ese topico del:
-Como te pareces a tu madre (palabras del supuesto presidente Obama... menos mal que pudre)
No provocaron en mi si no un odio creciente al cabron de Emmerich por estafarme.
Y en alto pensé: que se vaya todo al carajo ya...
Y ciertamente, ver los efectos mola.
Pero no merece la pena pagar por ello.
¡Sin más!

lunes, 23 de noviembre de 2009

[Teoría de los vínculos]

Partamos de una base: los seres humanos.
Desde el principio de los tiempos, desde que el hombre puebla el planeta tierra hay que destacar un elemento indispensable que legitima la existencia, ese elemento sería el libre albedrío.
Que se tenga o no este elemento indispensable es fruto del tema que ahora mismo voy a intentar tratar: los vínculos entre las personas del mundo.
Cuando los primeros hombres comenzaron a desarrollar un cerebro más preparado anatómicamente hablando empezaron a desenvolver sus capacidades esenciales, como puede ser la vista, el tacto, el olfato...
Experimentamos.
Así empezó todo, experimentando.
Cuando un ser vivo nace, sin distinción entre humanos y animales, por eso empleo el término ‘’ser vivo’’, incluyendo hasta las plantas, en mayor o menos medida, carecemos del ´habito’.
De la rutina.
Y experimentamos dando los primeros pasos en la existencia.
Tocamos, vemos, sentimos, y todo es nuevo para nosotros.
Y he aquí donde se comienza a desarrollar la capacidad más preciosa, a la par que originaria de los problemas más importantes de la humanidad: los vínculos.
Por naturaleza, el hombre necesita hacerse notar, creerse que no está solo en la realidad, necesita compartir sus descubrimientos, relacionarse, sentirse escuchado.
Nos adentramos en el tema de los vínculos pues.
Los movimientos migratorios de las personas a lo largo de la historia fueron desarrollando y potenciando ese libre albedrio del que al principio hablaba, originariamente, todos éramos libres, y así, comenzamos a formar nuestra identidad, en diferentes partes del globo.
Comenzaron a aparecer las primeras formas de comunicación, originariamente por gruñidos sin (en un primer momento) sentido alguno, y lenguaje mímico/expresivo.
Dentro de ese libre albedrío, existe la identidad personal –cada ser humano es único-.
Partamos de aquí entonces.
Al irse desarrollando estas formas de comunicación, como era de esperar, empezaron los problemas, al mismo tiempo que las alegrías.
Y nuestra identidad personal, se potenció a cotas altísimas, aun en estos primeros momentos.
Estaban empezando a nacer las relaciones.
Al potenciarse nuestra identidad, y con ello, nuestros sentidos, nos dimos cuenta del papel tan enorme que teníamos en el mundo, y nos diferenciamos del resto de los seres vivos, ya que nosotros poseemos algo que las demás criaturas, animales o vegetales, no tienen: razón y capacidad de decisión.
Desarrollamos por tanto nuestra capacidad de hacernos notar.
Toda esta evolución conllevó a aumentar nuestros sentimientos, ya que nuestros sentidos, nuestro cerebro, y nuestra razón, también aumentaron.
Nos dimos cuenta, que a medida que nos relacionábamos con los demás, aparecía una necesidad de vinculo/atracción, dependiendo psicológicamente de los demás, de esas personas, en las que, sin saber aun porqué, habíamos decidido confiar.
Con el paso de los años (cientos, ¡miles!), nuestra razón se desarrollo aun más y más, y comenzamos a potenciar esa lógica que aun estaba adormilada, pero que ya daba sus primeros pasitos (descubrimos el fuego hace 150.000 años, comenzamos a aprender a relacionarnos, a convivir en grupo, a hacer daño...).
En resumidas cuentas, nuestra identidad aumento considerablemente, apareciendo un concepto que nos resultará muy familiar, presente a lo largo de toda la Historia, desde estos primeros tiempos, a la actualidad: el egoísmo.
Ya que nuestro raciocinio aumentó, también aumentó nuestra capacidad de pensamiento y de toma de decisiones, apareciendo tímidamente un grupo de hombres que querían ir más allá, que no querían estancarse en la vida, y existir por existir.
Hablo de los primeros filósofos, y como no podía ser de otra manera, estos se preocuparon por lo principal: el origen de la humanidad, se les llaman los ‘Filósofos de la Naturaleza’, con Tales de Mileto a la cabeza.
Estas personas han potenciado tantísimo los estudios de la vida y las relaciones hasta cotas inimaginables, y es increíble pensar que hablamos del S.VII antes de Cristo, más o menos.
Dejando a un lado los filósofos, volvemos al tema de la razón.
En nuestra necesidad de relacionarnos, descubrimos que podíamos reproducirnos y generar progenie, elemento indispensable para la pervivencia de la raza humana.
Así que, nos reproducimos desde los albores de la existencia.
Descubrimos que esos vástagos que generamos nos importaban, no lo comprendimos en un primer momento, pero sentimos algo que la sociedad actual, al igual que la sociedad de hace 5.000 años llamaba ‘amor’.
Y al fin hemos llegado al lugar donde quería catapultar este texto.
Al ‘amor’.
La Real Academia de la Lengua Española define ‘amor’ en su primera entrada como:

1. m. Sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser.

Sin duda, la definición que nos atañe ahora, y la más acertada a mi parecer.
Gran parte de la población de la actual sociedad piensa en la palabra amor, y lo primero que se le aparece en mente es el prototipo ideal de pareja.
¿Alguna vez nos hemos parado a pensar en esta palabra?
Analicemos la definición:

Sentimiento intenso del ser humano: como dije, todos necesitamos sentir, de una manera u otra, aunque haya personas que se nieguen a hacerlo por múltiples motivos que no trataremos aquí.
Propia insuficiencia del hombre: hablé también de esto al principio del texto, de la necesidad de buscar relaciones, ya que sin ayuda de nadie, nos perderíamos en la vida, nadie, por mucho que lo crea, es capaz de caminar solo.
Buscar el encuentro y unión con otro ser: he aquí el final de la definición, donde guarda toda su esencia. La necesidad de unirse a alguien, de vincularse, de sentir ‘Amor’.

Vinculo y unión es sinónimo de amor, siempre que se respete el libre albedrío claro está, si no hablaríamos de esclavitud, vasallaje, servidumbre, y todos sus sinónimos (sea por conveniencia, por fuerza o por cualquier otro factor)
Y llegamos al punto álgido de esta desertización filosófica (si se le puede llamar así ha esto), al punto donde quiero que reflexionéis vosotros/as.
Siempre me ha gustado ir un poco más allá y desde temprana edad he analizado todo lo que me rodea, y realmente, no es bueno, aunque tampoco es malo.
Al igual que múltiples decepciones y un incremento del daño interior en las situaciones dolorosas, he ganado una sensibilidad que no creo que todo el mundo tenga, ya que cualquier cosa que se salga un poco de lo común, o haga latir mi corazón un poco más deprisa que el resto, provoca en mi un torrente de sensaciones inmenso que difícilmente puedo dominar, lo que si controlo es que hay algo inmutable, mi felicidad en ese momento, y mis lagrimas sinceras que nunca mienten y me son imposibles controlar.
Entre los temas que más me inquietan de todo lo que compone la existencia es sin duda el significado de todo esto: el porqué.
Simple y llanamente: el sentido de la vida.
Tema complicado de tratar ¿verdad?
Pues todo este texto que habéis leído si el sueño no os ha vencido ha sido el preludio del concepto donde creo que se encuentra el sentido de todas las cosas:

El amor

El amor como concepto general: amor a la vida, amor a tu pareja, amor a vivir.
El ser humano tiende a catalogar todo lo que ve con sus sentidos, nos ha gustado desde el principio de los tiempos tenerlo todo ordenado.
Con el paso del tiempo el hombre se ha relacionado, mal, pero lo ha hecho, y lo seguimos haciendo.
Es imposible que haya una línea en la vida de las personas que nos aseguré una felicidad constante, recalco de nuevo el ‘imposible’.
El ser humano desarrolla sus capacidades acorde vive, pero nunca las desarrollaremos por completo, ya que, ley de vida, toda existencia se termina.
Y hay cientos, incluso me aseguraría a decir miles de factores que condicionan nuestra felicidad, y nuestra capacidad de distracción para no asegurarnos nuestra felicidad plena.
Ojalá pudiéramos actuar siempre con una filosofía presente, pero somos animales al fin y al cabo, dotados de razón, si, pero animales.
Las personas somos muy diferentes, algunos, la gran mayoría, solemos achacar a la vida nuestros problemas, cuando realmente el problema siempre está en uno mismo.
Siempre me hizo gracia esa inscripción que estaba presente en la entrada del Templo de Delfos, ese ‘’Conócete a ti mismo’’
¿Si no somos capaces de conocemos a nosotros mismos, como seremos capaces de conocer a los demás?
Eterna pregunta.
De nada sirve ponerse barreras, de encerrarse, de no dejarse conocer:

Sólo admitiendo esta dependencia innata en su ser, el hombre puede desarrollar plenamente su libertad y su vida y, al mismo tiempo, respetar en profundidad la vida y libertad de las demás personas.

Desde hace unos cuantos meses mi vida ha ido cambiando rápidamente, y me he visto inmerso en un sueño del que no quiero despertar, ya que todo brilla dentro de mí.
Me propuse hacer un texto siendo objetivo, sin pensar en mi mismo, pero siendo consciente del sentido que gana la vida cuando una persona se liga/depende de otra.
Es la misión del hombre (digo misión, ya que no es fácil) asegurar ese amor, ya sea a tu pareja, a tu familia...
Asegurar ese lugar donde tú te sientas bien, donde tú sientas que sientes.
Es el único significado posible que la veo a la existencia, para mí no hay nada más.
El sufrimiento es una característica propia del mundo, todos deberíamos estar preparados para sufrir.
Pero no todo el mundo está preparado para sentir y vivir.
El amor se ha ido desarrollando desde el principio de los tiempos, y no todo el mundo sabe amar.
Creo que deberíais pensar en esto.
En los diferentes tipos de amor.
En esos momentos en los que tú sonríes acordándote de ellos.
Tómalos como bandera, y dales significado, el que tanta gente busca.
Y serás feliz siendo consciente de la realidad.

lunes, 16 de noviembre de 2009

Desesperación y rabia

Después de tantísimo tiempo sin pasearme por estos lares, vuelvo, o al menos intentaré, volver a la carga, colgando textos que vaya escribiendo a lo largo de los días, textos que vaya encontrando en el viejo baul de los recuerdos, o simplemente noticias que me llamen la atencion.
Lo siguiente que os dejo, es un capítulo que hice para las Crónicas de Enialis, un texto más adulto y cargado de una mayor violencia que no me disgustó como quedó, aunque está incompleto.

---

El silencio era sepulcral y la tensión se palpaba en el aire.
Las palabras que recogía el viento, imperceptibles para el oído humano, eran muchas.
Aquel hijo de puta tenía su vida pendiente de un hilo, pese a que él era el torturador y yo el torturado.
Llevábamos muchas horas encerrados en aquella celda, oscura y fría como una noche de invierno.
Por el pequeño ventanuco que tenía aquel asqueroso lugar conseguía ver un poco del exterior, aquel mundo que ahora se me antojaba inalcanzable era golpeado por la tempestad que fuera azotaba con fuerza las copas de los arboles.
Notaba el sudor y la sangre resbalando por mi cuerpo, un intenso dolor recorría todos los poros de mi piel, pero sin duda, las heridas que mas me dolían eran las de la espalda, cuando el cabronazo me flageló 25 veces, sin pausa, también sin prisa. Para que el sufrimiento fuera mayor.
Por un instante, se me nubló la vista, y pensé que era el final, pero gracias al cielo, fue una falsa alarma, una ‘’pequeña’’ broma que me gastaron los dioses.
Sin duda esos cabrones se estarán riendo en este mismo momento desde su trono allá dondequiera que estén.
Cuando recobré la compostura, armado de valor, le miré.
El tipo era un hombre alto y robusto, con unas raídas melenas y un rostro lleno de cicatrices, vestía un gran manto negro por debajo de un delantal grisáceo, empapado de sangre, mi sangre.
Cuando nuestros ojos se encontraron, me lanzó un fuerte puñetazo, rompiéndome 2 muelas.
Intenté mantener la calma, y mientras mi mente pensaba cada vez más deprisa las múltiples maneras de matar a ese hombre, escupí una mezcla de sangre y saliva al suelo.
Volví a mirarlo, estoy seguro que con la mirada más cargada de odio con la que un hombre ha mirado a otro hombre. Y esta vez, perturbado, mi amigo el torturador dio un paso atrás.
En medio de aquella batalla de miradas penetrantes, donde la tensión podría cortarse con la más afilada de las dagas, un rallo de luz perdido entre huecos de nubes entró juguetón por la pequeña ventana, dando calor a mi cuerpo, recordándome por un pequeño instante la tranquilidad de estar en casa, la tranquilidad de saber que la única preocupación es dar lo mejor de ti a tú mujer y a tus hijos.
Y entre la desesperación del momento, una sonrisa escapó de mi cara, acompañada de unas cuantas lágrimas melancólicas que lo único que buscaban era el consuelo de un amigo, de un amor... pero lo único que hallaron fue el frío suelo de la celda.
-¿Tus últimas palabras?- dijo el carcelero sonriente.
Silencio.

(y hasta aquí -.-)

domingo, 24 de mayo de 2009

Los Sueños

De nada sirve forzar las cosas.
Cuanto más intentamos acercarnos al lugar que buscamos, curiosamente la vida nos juega pequeñas putadas, retrasando la hora de llegada.
La vida es un tren, un inmenso tren que comparte toda la humanidad.
Los vagones son gigantescos, pero esto no quita la posibilidad de acercarnos a otros vagones y conocer diferentes vidas que jamás hubiéramos pensando en su existencia.
En la anterior actualización hablaba de ir a la deriva.
En esta me gustaría centrarme en un tema bastante complejo para tratar: los sueños.
Quienes estéis conmigo estos últimos días sabréis que estoy bastante pesado con el tema de la genética. Defiendo el hecho de que una persona haya nacido con un determinado tipo de personalidad, esa persona ve tal forma de comportamiento y pensamiento como lo más normal del mundo. Bueno, en esto se basa al fin y al cabo el planeta.
Es decir. La diferencia entre los seres humanos.
Hay personas que han nacido teniendo claro su trabajo, teniendo claro un objetivo, sin ir más lejos muchos amigos míos, han decidido volcar su vida a la carrera que están cursando, queriendo un futuro con un digno puesto laboral, y dicho de paso, un digno sueldo.
Realmente este ejemplo es el más claro del mundo, muchos pensareis. Es lo lógico.
Veamos, es complicado lo que os intento decir, intento explicaros un poco más lo que puedo sentir dentro de mí.
Yo he nacido, he crecido, y por una serie de acontecimientos que ya explique cientos de veces, la música llegó a mi vida, cambiándome más que a lo que muchos amigos o conocidos ha cambiado. Tengo amigos que lo sienten, que lo viven, pero no ven esto como una forma de vida y dedicación, casi rozando la enfermedad por este arte. Al igual que yo no veo como forma de vida lo que muchos creen como lo más sensato y coherente en una persona.
Todo el mundo tiene inquietudes, todo el mundo busca su porqué en este mundo.
¿No?
No busco ni un trabajo estable, ni busco tampoco ser el tipo más rico de este planeta...
Sencillamente busco un mundo basado en escalas, en acordes, en notas... en sonidos.
Busco un mundo sencillo.
Persigo el camino de ser músico.
Tengo el loco sueño de que mi grupo, Andras, pueda conseguir algo (si todos fuéramos uno solo, conseguiríamos llegar a donde nadie ha llegado, así es, y será, lo digo y lo diré siempre)
Miles de grupos nóveles han luchado duro, han llevado sus correspondientes puteos en el mundo de la música, y ya sea por agotamiento, cansancio, o perdidas las fuerzas, se han ido al traste.
Hay miles de grupos, que en este mismo instante, rugen y atruenan en alguna parte del planeta.
Miles de grupos que solo unos pocos, los raros, los que posean la gran característica de la unión, conseguirán un puesto entre los grandes.
Lucho por tener un bar, lucho por tener mi estudio de grabación al haber cursado sonido y descubrir nuevos horizontes musicales, lucho por ser músico, y aunque Andras no llegase a lo más alto, si que podríamos dar conciertos locales y sacarnos unas pelillas...
Sé que en estos momentos muchos de vosotros estaréis pensando que baje de mi puta nube, que deje de hablar de sueños, que los sueños son de soñadores, y nunca los soñadores terminan bien, que la vida es más difícil de cómo la estoy planteando ahora.
Sé lo difícil que es mi sueño, y no penséis que no le doy vueltas ahora, pero es que no me veo en otro lugar, mi corazón no estaría a gusto, y nunca, nunca me ha gustado no hacer caso a mi corazón.
Solo sirvo para esto, para la música, ni sirvo como Historiador, ni sirvo como Médico, ni como Abogado...
¿Entendéis donde quiero llegar?
Me alegra saber que aún quedan unos pocos soñadores inconscientes como yo, me alegra muchísimo saberlo.
Porque sé a ciencia cierta, que si sigo en este barco, en el barco del que os hablaba el otro día, voy a llegar a donde sea, que con tesón y constancia, como todo, se puede conseguir llegar a cualquier meta. Escribo todas estas actualizaciones y las grabo, para que nunca, nunca me olvide de quien soy, de el porqué de mi lucha, porque todo el mundo alguna vez, ha dudado, si eso ocurre, miraré estos textos, y me daré cuenta de que nada esta perdido.
Siempre que estoy a punto de dormirme, pienso en todo lo que he cambiado desde que me gusta la música de semejante manera.
Solo por eso, no merece la pena estar triste.
Y eso que os hablo del sueño yo creo más complicado que un hombre puede tener...
Por eso somos especiales, porque no abandonamos este barco, sabiendo que posiblemente se vaya a estrellar.
Y prefiero estrellarme siendo un hijo de puta feliz, que continuar caminando en un camino equivocado.
Pensarlo, yo lucho por esto.
¿Por qué lucháis vosotros?
Merece la pena reflexionarlo, porque todo el mundo es válido.

lunes, 11 de mayo de 2009

Buscamos...

Buscamos.
Ciorán dijo que el hecho de que la vida no tenga sentido, es la verdadera razón para vivirla, la única en realidad.
Sin cesar, el ser humano busca, indaga a diario, con un claro objetivo:
Dar sentido a su vida.
El mundo no tiene ningún tipo de entendimiento, es turno de las personas darle un matiz, aunque tan solo sea un sencillo esbozo.
Hacía tiempo buscaba con gran asiduidad, no se me enseñó a buscar.
A diferencia de mucha gente, mis padres decidieron darme alas para cumplir la mision (yo creo) más importante de todo ser: Encontrarse a si mismo.
Como todo esfuerzo, estar en constante busqueda, termina cansando.
Decidí armar un poderoso barco construido de sueños y sentimientos almacenados en mi corazón. Ese barco existe en mi interior.
Tuve miedo de cogerlo, a diferencia de otros barcos, este no zarparía hasta que yo lo quisiera. Jugaba a mi favor.
Y un día, decidí emprender mi propia aventura, la aventura de no buscar más, la aventura de soñar más que nunca.
Tan solo me movería por instinto, por corazón, me dejaría llevar por el viento allá donde soplase. Sin dejarme llevar por modelos de vida y de amor prefabricados.
Sería la aventura del sentimiento.
¿Y sabeis que?
He aprendido a moverme solo, sé valorar lo que tengo.
Creo que todo el mundo debería tener uno de estos barquitos preparado en su interior, por si algún día las cosas se tuercen, o simplemente, quereis cambiar e ir a la deriva, sintiendo al máximo.
Porque a veces, ir sin rumbo fijo, es lo más jodidamente bello que tenemos aquí, a diferencia de muchas personas.
Hacedme caso en lo del barco.
Funciona.

jueves, 19 de marzo de 2009

EP de Andras

http://www.myspace.com/andrasmetal

La gente dice que se me suele dar bien plasmar mis sentimientos cuando me pongo delante de un folio en blanco, o en su defecto, en una pantalla de ordenador.
Pero ahora mismo tengo tantisimos sentimientos en mi interior, que si os digo la verdad, no se por donde empezar.
En el reproductor de cd del ordenador, suena el primer (e instrumental) tema de nuestra maqueta, de la maqueta de Andras, Obertura.
Una canción que siempre, siempre he pensado que debería sonar constantemente en mi vida, una cancion que me define, esboza como es mi vida, actual, y como ha sido.
Una cancion que para mi significa solo una palabra: Sentimiento.
Siempre he querido cumplir este sueño. poder escuchar los temas de Andras allá donde vaya, si alguien ha compartido (gente que ha pasado por nuestro local) este (antes lo veiamos como inalcanzable) sueño, desde aquí, con la mejor de mis sonrisas, se lo digo, ha salido bien, son 5 canciones, 5 pedazos de 7 miembros de un grupo que empieza, que comienza a gatear por este mundo de la musica.
Y a la gente que la maqueta llegue a sus manos y nunca ha escuchado Andras, espero que os guste, como me ha gustado a mi, y a mis 6 hermanos.
Lo hemos conseguido.
Ahora a darle mas duro que nunca.